Make your own free website on Tripod.com
 
PENSAMIENTO DEL GNRAL. ELOY ALFARO
 
 
En la antiguedad a los que vencían se les concedía una corona de laurel, símbolo del respeto y la admiración de sus conciudadanos. Era tan grande el respeto para el vencedor, como grande el desprecio al vencido. Así, una madre romana al darle el escudo a su hijo para que saliera a combatir a los enemigos de su patria le djo: "...vuelve con tu escudo ó sobre tu escudo..." con lo que querrá decir: vuelve vencedor o vuelve muerto.
Los que conquistan la gloria no sólo merecen el respeto y la admiración sino tambien el amor y la veneración de los que recibieron el fruto de su sacrificio.
Tal es el caso del viejo del luchador, el inmortal Alfaro que dio su vida por darnos Patria. Seguros estamos que ella se enorgullece de su hijo.
El ferrocarril transandino, la separación de la iglesia y el Estado, la ensañanza laica, las diferencias con sus propios conmilitares y el continuismo de la revolución liberal. Todo cuanto llevó a cabo a cabo en la vida nacional, lo hizo con lucha tenaz y heroica. Su ejemplo, consejo y decisión, atributos indispensables en el militar lo convierte en un líder de la guerra. Por siempre dio su felicidad por ver la semilla del pensamiento liberal.
Saltemos la grieta que el devenir del tiempo nos ha ido heredando, grieta acrecentada por el hambre, la miseria, la desnutrición, el desempleo y por qué no decir la indisciplina, la deslealtad y el deshonor.
Docenas de madres, al caminar por las calles de mi país, llevan en su corazón la soledad y en sus brazos el fruto del engaño. Ciento de niños, privadosde su educación, sin conocer la saciedad porque no tienen una pieza de pan para comer, o quizás una medicina para su enfermedad, se consumen día a día en los cinturones de miseria de nuestras ciudades.
Si estos niños son el presente, ¿Dónde estarán los hombres del futuro?, ¿dónde estarán los hombres que llevarán de la mano los destinos del país?
Hoy las Fuerzas Armadas nos alimentamos con la valentía que pusístes Viejo Luchador derribando paso a paso el obstáculo de los Andes transformando la idea del ferrocarril andino en un hecho tangible.
Nos amparamos en los conocimientos que fueron legados al instituir la educación laica.
Conscientes estamos que mucho faltó por hacer por el Caudillo de Caudillos. Malditos los instigadores y ejecutores políticos del Reformador Social de mayores realizaciones que haya producido el país.
Ahora una perspectiva de casi un siglo nos permite conocer, ya, la doctrina perenne.
Predicamos y ejercemos su evangelio. Gracisas a su visión futurista, los militares del país somos hombres preparados para la paz, porque caminamos tomados de la mano al desarrollo en todo nivel y, fundamentalmente, somos hombres preparados para la guerra porqeu nunca más permitiremos que se robe por parcelas: la tierra, el mar o el espacio aéreo, recibido de nuestros padres.